¡Hola buenas madrugadas! ya era hora de iniciar la redacción en el blog, espero que hayan tenido un excelente inicio de año, traigo una iniciativa de la cual deseo de todo corazón que la gente pueda apuntarse para generar mejoras en el país de donde se encuentren.

En varias oportunidades he tenido el gusto de ver y comprobar que al unir: “Academia, gobierno e inversión privada” se crea una sinergia extraordinaria.

Directo al grano, en mi Perú, el sistema informático de salud tiene muchas oportunidades para mejorar, sin embargo, por efectos de la popular frase “todo viene de Lima”, existen grandes ideas que se quedan en ello, ideas solamente.

El gobierno electrónico, la open-data y demás temas de tecnología, están en pañales. Por citar un ejemplo,  en Argentina quisieron ir con la innovación con el voto electrónico y fue un desastre total, los gobernantes niegan aceptar que las máquinas de voto electrónico son computadoras, según algunos de ellos, “son impresoras”, inclusive varios hackers en conjunto con el evento de seguridad informática más grande de Argentina, la EkoParty, pronunciaron su rechazo debido al fácil hackeo del voto electrónico, y como dice el dicho: “no hay peor ciego que quien no quiere ver”, la terquedad del gobierno argentino ha provocado un caos de la patada. Espero que las cosas mejoren para nuestros hermanos del sur.

Este tema lo traigo para que vean lo perdido que está el gobierno argentino en temas de tecnología y considerando que Argentina nos lleva años de desarrollo, en Perú, gran parte de nuestros ilustres congresistas van a estar más perdidos que la madre de Marco.

Donde hay cambios, hay oportunidades.

Existen muchos estudiantes de carreras profesionales y técnicas donde les enseñan a programar, muchos de ellos se sienten frustrados porque el programa no funciona como debe de ser, muchos de ellos aprenden por su cuenta y comparten con la mejor de las intenciones para que sus compañeros avancen en el tema, si tan solo se pudiera canalizar toda esa energía de ambas partes y dirigirla hacia proyectos sociales, sucederían cosas interesantes.

Si logramos conectar profesionales con estudiantes para que desarrollen proyectos de código libre que el gobierno pueda adaptar, sería un golazo de media cancha a lo Zlatan. Todos saldrían beneficiados porque:

  1. Cuando la gente colabora, está demostrando de lo que es capaz de hacer.
  2. Quienes colaboran se hacen conocidos.
  3. Se obtiene experiencia.
  4. Se aporta al desarrollo del Perú.

Si por algún motivo creen que código libre equivale a código vulnerable, quizás tengan razón, quizás no, eso dependerá de la calidad de código creado y del talento de la gente de administración de servidores, redes y seguridad, entre más ojos existan revisando, menos probabilidad de bugs.

En el mejor de los casos, tendremos un equipo de desarrollo de soluciones tecnológicas formado por estudiantes y profesionales de Perú y si de otros países se animan, ¡también!

Ahora bien, para completar el mapa, faltaría llamar a la inversión privada por parte de empresas y personas que deseen aportar a la iniciativa. Quizás hagamos un coctel para reunir fondos, según tengo entendido, eso funciona demasiado bien.

Caso de éxito aportando al software libre:

Drupal tiene una empresa que se encarga de la dirección del proyecto, miles de empresas alrededor del mundo utilizan su CMS (Content Management System), miles de desarrolladores conocen su arquitectura, desarrollan módulos, temas. Drupal crece y todos los involucrados gozan de sus beneficios. Aquellos desarrolladores que conocen y crean funciones, definitivamente tienen oportunidades laborales.

¡Si te interesa participar de alguna manera, deja un comentario y veamos qué sale!